Club de Planeadores Cañuelas

¿Qué es planear?



Introducción

alt

El volovelismo es sin duda el más bello deporte del aire.
Es común hacer referencia al mítico anhelo del hombre por superar sus límites naturales y volar.
Ícaro no es su primera manifestación, pero sí, quizás, la más representativa.
Pués bien: volar en un planeador es lo que más se acerca a ese ideal primitivo.
Un pájaro más entre los pájaros. Deslizarse por la altura con una naturalidad en la que nada interfiere.
No hay motor y por lo tanto, tampoco ruido.

alt

Todo es simple, eso es lo que hay que aprender. Se acepta a la naturaleza tal y como se presenta, y se la aprovecha.
Luego, allí arriba, uno disfruta de un placer diáfano y puro. La posesión del espacio sin los apremios del tiempo, una visión que es totalmente distinta a nuestra forma de mirar y ver todos los días.
No sólo más amplia sino también más bella, la placidez y el silencio de un movimiento sin tropiezos. La sensación inefable de sentirse sostenido por el aire.
Allí arriba uno vuela.


¿Qué es un planeador?

Un planeador es un una aeronave más pesada que el aire, de notable superficie alar, y carente de motor.
Dado que los planeadores no poseen motor, a medida que avanzan en el aire pierden altura, pero gracias a su característica de elevada relación de planeo (relación de distancia recorrida frente a la altura perdida) es que pueden alcanzar performance de vuelo increíbles. Así, un planeador con una relación de planeo de 40:1 puede, en teoría, volar 40 km desde una altura de 1 km.
En la práctica hay muchos factores que influyen en esa distancia (viento a favor o en contra, estado de la atmósfera, limpieza del avión, por citar algunos). Dicha característica hace de esta familia de aeronaves la forma más eficiente de volar. Esto se logra oponiendo resistencia mínima ante una fuerza de sustentación dada; es por ello que poseen alas largas y delgadas, y un fuselaje estrecho y aerodinámico. Estas propiedades también facilitan el ascenso gracias a corrientes de aire ascendentes (térmicas o dinámicas). Este tipo de naves se utilizan para la práctica del vuelo libre y en el deporte del vuelo a vela (o volovelismo).


¿Pero cómo es que despegan si no tienen motor?

Pese a que la mayoría de planeadores no tienen motor, hay algunos que los emplean ocasionalmente, los denominados motoplaneadores, que pueden utilizarlos para proveer sustentación en vuelo o para despegar por sus propios medios. El resto requieren de un sistema de envuelo para despegar:
Envuelo se denomina al procedimiento mediante el cual el planeador "despega", lo cual, por lo general, no es posible por sus propios medios como mencionamos anteriormente. Los dos métodos más frecuentemente utilizados son por remolque de avión o por torno. Para el remolque normalmente se emplea un avión liviano monomotor. El avión remolcador lleva al planeador al lugar y altura deseados, donde el piloto del planeador desengancha la soga de remolque para continuar con el vuelo libre. El remolque por torno se realiza mediante una máquina ubicada en tierra. Esta enrolla a gran velocidad un cable que tira del planeador remontándolo.


¿Una vez en el aire como vuela?

Con respecto a la maniobrabilidad es igual que cualquier avión. Todas las superficies de comando que permiten virar, subir y bajar son las mismas. Viéndolo desde otra perspectiva, un avión no es más que un planeador dotado de motor que le permite un vuelo continuo y sin perder altura.


Entonces ¿Cómo se mantiene en vuelo un planeador?

Como se mencionó anteriormente, debido a su increíble performance de vuelo y alto coeficiente de planeo es que puede volar distancias importantes perdiendo muy poca altura. No obstante un planeador, a menudo, aprovecha las virtudes de la atmósfera para ganar altura mediante tres formas principales: El vuelo a térmica, ladera y onda de montaña. En el vuelo a térmica, corrientes térmicas producidas por el calentamiento diferencial del suelo por el Sol se elevan en la atmósfera, de tal manera que con el planeador buscamos permanecer en su interior para subir (habitualmente, girando dentro de ellas). En el vuelo de ladera, el viento que incide de manera más o menos perpendicular a una ladera se ve forzado a subir. Si la ladera tiene la suficiente dimensión y el viento está bien orientado con la fuerza suficiente, un velero situado en posición óptima puede volar apoyado en el viento sin perder altura o incluso subiendo. Por último, la onda de montaña es un fenómeno más complejo que se produce a sotavento de cadenas montañosas sobre las que incide un fuerte viento. Este viento origina un fenómeno ondulatorio más allá de las montañas, en el que en determinadas condiciones se puede volar y alcanzar grandes alturas.

BtnDn